¿VERDADERAMENTE QUÉ CELEBRAMOS LOS CRISTIANOS  EN ESTA TEMPORADA?

 

Estas fechas decembrinas, para la fe Cristiana se centran en celebrar el Nacimiento del Mesías, la encarnación y manifestación de la Palabra Profética anunciada en boca del Profeta Isaías 9:6 y 7:

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre”.

 

El nacimiento del Señor se cumplió en el tiempo señalado desde la eternidad. Una muestra irrefutable del cumplimiento inamovible e inquebrantable de la palabra de Dios. Pero, ¿En qué tiempo?, ¿En Diciembre? No, no fue en diciembre. Cuán importante es estudiar la palabra con entendimiento. Jesús nació dentro de la perfección de los tiempos proféticos, nada en la agenda de Dios es casual ni a destiempo. Los registros y estudios exhaustivos y detallados de la cronología de los hechos alrededor del nacimiento de Jesús muestran un claro mapa donde se hace evidente  que Jesús nació en la fecha de la celebración de la fiesta de los Tabernáculos o Sucot. Entre finales de Septiembre y Principios de Octubre

Señalaremos varios indicios que han arrojado estos estudios:  

 ¿Por qué no en diciembre?

Jesús nació en la ciudad de Belén de Judea. El Evangelio de Lucas relata: “Había en aquella misma zona pastores que vivían a campo raso y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños” (Lucas 2:4-8). Esto no era nada raro. “Los rebaños pasaban gran parte del año al aire libre”, afirma el libro La vida cotidiana en Palestina en tiempo de Jesús. Pues bien, ¿Acamparían los pastores con sus rebaños a la intemperie en una fría y nevada noche de diciembre? La citada obra añade que los rebaños “pasaban el invierno en las majadas (o apriscos), y ese detalle basta para probar que la fecha tradicional de nochebuena en invierno tiene pocas probabilidades de ser exacta, puesto que el Evangelio nos dice que los pastores estaban en los campos”.

 

Esta conclusión se ve corroborada por otro detalle del mismo Evangelio: “En aquellos días salió un decreto de César Augusto de que se inscribiera toda la tierra habitada (esta primera inscripción se efectuó cuando Quirino era el gobernador de Siria); y todos se pusieron a viajar para inscribirse, cada uno a su propia ciudad” (Lucas 2:1-3).

Es probable que Augusto mandara a realizar este censo con fines militares y fiscales. Pese a estar embarazada, María acompañó obedientemente a su esposo, José, en el viaje de unos 150 kilómetros (90 millas) desde Nazaret  hasta Belén. Ahora, piense por un momento: ¿Le parece lógico que Augusto, un emperador que rara vez intervenía en el gobierno de las provincias, ordenara hacer un viaje tan largo en pleno invierno a un pueblo que ya de por sí es propenso a la rebelión?

Es de notar que la mayoría de los historiadores y estudiosos de la biblia rechazan el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús, algo que puede confirmarse en cualquier enciclopedia o lo que tiene mayor peso en términos de los tiempos proféticos de Dios – Jesús nació en la Celebración de la Fiestas o Santa Convocatoria de Los Tabernáculos o Sucot – Enramada –  la cual coincide para el mes de Septiembre – Octubre.  También es interesante destacar que “Según los investigadores e historiadores [esta fecha] no puede coincidir con la del verdadero nacimiento de Jesús por razones climáticas”.

(Ministerio Pasión por la Verdad. Jean Stalei / La Vida Cotidiana de Palestina en los Tiempos de Jesús)

He aquí un importante y claro resumen cronológico de los hechos que marcaron los tiempos previos al nacimiento de Jesús.

¿Qué vemos de acuerdo a la escritura?

 

  1. La concepción de Jesús fue 5-6 meses después que la concepción de Juan el Bautista  (Lucas 1:24 – 31) nos dice que el ángel visitó a Miriam (María) al 6to mes después de visitar a Zacarías,  por lo tanto de igual forma el nacimiento.

 

  1. La concepción de Juan el bautista fue después de que su padre Zacarías de la orden de Abías terminara su servicio en el templo (el servicio duró 2 semanas), esto fue después de haber quedado mudo por la aparición del Ángel cuando estaba en el altar del incienso (Lucas 1:23-24).

 

  1. Las familias sacerdotales eran muchas en número, hasta 24, el rey David repartió en turnos las semanas en las que se serviría en el templo por familia (1 Cro 24:3-19). La familia con el turno 1 servía en la primer semana del año que de acuerdo a Éxodo 12:2 era cuando se veía la luna nueva en el mes del Aviv; y así sucesivamente cada familia por 1 semana, tomando en cuenta que las semanas en las que había fiesta (panes sin levadura, Shavuot y Sucot) no había cambio en el servicio y la familia servía por 2 semanas.

 

  1. La orden de Abías fue nombrada en el orden de servicio como la número 8 (1 Cor 24:10), y servía la semana 9 y 10 ya que le toca la fiesta de Shavuot, por lo que servía por 2 semanas.

 

  1. La semana que se le apareció el Ángel (Lucas 1:11) a Zacarías le tocó estar en el lugar Santo en el altar del incienso que se encontraba al lado este, frente a la cortina de separación al lugar Santísimo.  Al terminar el turno de su servicio se llevó a cabo la concepción (Lucas 1:23-24) de Juan el Bautista; esto ocurrió después de Shavuot que normalmente es entre Mayo y Junio.

 

  1. Juan el Bautista debió nacer entre Marzo – Abril del siguiente año (probablemente en Pesaj), al contar 9 meses o 40 semanas promedio de gestación. Podemos así referir el nacimiento de Jesús 5-6 meses después siendo esto entre Septiembre y Octubre de ese mismo año, que son fechas en que se celebran las fiestas otoñales de YHVH, muy probablemente esto haya ocurrido durante la celebración deSucot.

 

Otros puntos a tomar en cuenta:

 

  • En las 3 fiestas anuales llamadas “jag” se pedía a los israelitas que fueran al templo a Jerusalén, y se llenaba de personas, razón por la cual José y Miriam – María – no encontraban dónde alojarse (Lucas 2:7).
  • Fue puesto en un “pesebre”; en la fiesta deSucot se habita por 7 días en tabernáculos o también llamadas Enramadas, lo más probable por el lenguaje y contexto es que haya nacido en una enramada (suca) no en un pesebre.
  • Los pastores tenían a sus rebaños fuera, en el campo [Lucas 2:8]lo que implica que esto sucedió antes de Octubre. Ya que por la temperatura de la región los pastores sacaban y cuidaban las ovejas por las noches entre Primavera – Otoño (Marzo-Octubre).

 

Cabe destacar que en el calendario profético de Dios, la celebración o Festividad del Nacimiento de Jesús, no está contemplada. Fue incluida en el calendario Gregoriano instituido en 1582 D.C el cual desplazo en las festividades o Santas Convocatorias de Dios, claramente descritas en su palabra. (Resumen cronológico aportado por el Ministerio “PASIÓN POR LA VERDAD” Copia literal).

 

Entonces, ¿Qué celebramos? Los cristianos, celebramos ¡EL NACIMIENTO DE JESUS! ¿Fuera de Tiempo? Si, fuera de su tiempo real, pero lo verdaderamente importante es que si estamos celebrando el nacimiento del Mesías, que realmente busquemos que esa poderosa verdad llamada Jesús nazca en nuestros corazones  de tal manera que provoque en nuestras vidas un nuevo nacimiento tal cual Jesús se lo ilustra a Nicodemo en Juan 3: 3 y 7  “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.”

Ese “Hombre Nuevo” que surge en nuestra vida que llegue a alcanzar su verdadero propósito que es la redención y justificación delante de Dios Padre que así como aceptamos su nacimiento, también se nos sea revelado su muerte y resurrección, apropiándonos  de esa bendición y declarándolo como nuestro Señor y Salvador. El propósito de Dios Padre es que celebremos su hijo Jesús en nuestra vida y en la vida de nuestra familia de manera diaria y permanente para que de manera visible y tangible demos el testimonio a otros de los frutos de tener una vida cristocéntrica de tal manera que otros puedan también acercarse a Jesús y experimentar el Nuevo Nacimiento en sus vidas. Para los verdaderos cristianos la Celebración de Jesús no se limita a una temporada que tiende a distraernos de su verdadero, permanente y eterno significado. Para los verdaderos cristianos celebrar la victoria de Jesús en nuestras vidas va desde su nacimiento hasta su muerte y resurrección.

Todo el equipo de “HEROES DE VERDAD” le desea unos días de profunda gratitud a Dios en familia por tan hermoso, invalorable e inmerecido regalo como es el habernos dado a su HIJO JESÚS.

 

Juan 14:6

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

 

Blog de HDV. Fuente consultada: Ministerio Pasión por la Verdad