“DESATA LAS BENDICIONES DE MANERA INSTANTANEA

SE AGRADECIDO”

Enséñale a tu familia esta potente verdad

 

La palabra “gracias” no es un asunto de ser una persona educada  con respuestas socialmente esperadas ante un favor o regalo recibido. Las gracias van más allá de ser una palabra de connotaciones sociales. El ser agradecido es una virtud. Por lo tanto se debe cultivar.

 

La gran deuda de una familia que considere la gratitud dentro de sus valores es hacia nuestro Padre Celestial el cual nos otorgó́ su don inefable, su Hijo Jesucristo. Con tal de que no fuéramos al infierno y abrirá un camino de regreso  a la Casa del Padre. Con esto en mente   aprendamos algo acerca de la gratitud.

¿Qué significa la palabra gratitud en general?

 

Significa: Agradecer, dar gracias con alegría, gracia, un don, alabanza, adorar, celebrar,  glorificar, hacer una fiesta, beneficiar, dar concesiones, gratitud alegre o gozosa; otorgar.

 

¿De dónde proviene la verdadera gratitud en el hombre?

Proviene  de una influencia divina que Dios coloco en el ser interno del hombre.  Por lo tanto, si el hombre va a dar gratitud, la verdad es que solo da de aquello que le fue dado. La verdadera gratitud no se basa en lo que pensamos, esperamos que acontezca, o en lo que hemos de recibir, ella se establece en “aceptar con gozo” el hecho de que Dios está cumpliendo a cada momento su voluntad en nuestra vida.

 

1 Tesalonicenses 5:18 nos enseña un principio acerca de la gratitud.

 

Ahí́ se nos ordena: “Dad gracias en todo”. Entonces, según Dios, la gratitud, no está condicionada a que si deseamos o sentimos darla o no; Dios ha ordenado: “Dad gracias en todo” Esta es la Voluntad de Dios para con nosotros. Así́ que, el dar gracias es un asunto de obediencia a Dios. Hagámoslo en “todo”, toda situación, toda circunstancia, favorable o desfavorable.

 

¿Cuál debe ser en tu familia la estatura completa de la verdadera gratitud?

  1. a) La gratitud debe estar en el corazón.
    b) La gratitud debe estar en la mente y pensamientos.
    c) La gratitud debe estar en nuestra boca, ser manifestada con expresiones verbales.
    d) La gratitud debe estar en nuestras manos o manifestarse por medio de acciones, hechos y obras.

Por lo tanto no solo debe pensarse, sentirse, expresarse verbalmente; también debe manifestarse por medio de hechos y buenas acciones, y esto, en relación para Dios, Su obra; y en relación al prójimo. Es lo más grande que podemos inculcarle a nuestra familia. Practicar a diario la gratitud a Dios, practicar la gratitud por medio de acciones concretas  y no solo por medio de pensamientos y palabras.

 

Entonces debemos aumentar y acrecentar nuestra gratitud en todo y por todo. Es una elección que debemos hacer constantemente cuidando permanentemente no justificar nuestra ingratitud tan solo porque “no sentimos” dar gracias.

 

Es vital el entender que la gratitud tiene poder y toca el corazón de Dios y genera  milagros.

 

En las escrituras del Evangelio de  Mateo 15:36: “vemos el poder de la gratitud, cuando Jesús tomó unos pocos de peces, y siete panes, entonces Jesús dio gracias a su padre”. ¿Qué sucedió́? Milagrosamente los peces y el pan abundaron, se multiplicaron, aquella multitud de cuatro mil hombres sin contar mujeres y niños, comió́, se hartó́, y hasta sobró.

 

La gratitud es una fuerza poderosa que desata  bendición instantánea.

 

Otro ejemplo milagroso de la gratitud en la vida de Jesús lo vemos en el evangelio de Juan 11: 40-43.
Aquí́ vemos que la gratitud prepara y establece las condiciones adecuadas hasta para ahuyentar la muerte. En el verso 41, Jesús dio gracias a su padre por oírlo, habló al muerto, y el muerto entonces resucitó a pesar de que tenía ya cuatro días de haber fallecido.

 

¿No es poderosa la gratitud? ¡Aumentemos o crezcamos en ser agradecidos!

 

Un síntoma de una persona agradecida es la manifestación de su paz, de su gozo y satisfacción permanente; no murmura, no se queja, no se enoja, no se deprime.

 

La gratitud es una fuerza poderosa, toca el corazón de Dios y su poder se activa más que de cualquier otra forma. Se agradece al Señor por lo que él es; por su nombre; por su plan maestro y su voluntad.

 

Pues bien, uno de las muchas virtudes que le fue dado al hombre fue la gracia o la gratitud”. La gratitud puede transformar todo pesar y dolores temporales en el alma, en gozo y paz y cuando eso sucede, la gratitud expresada primeramente a Dios y luego para los demás actúa como un magneto para atraer grandes beneficios y bendiciones de parte de Dios. Se ha dicho que lo más grande que existe en toda la creación de Dios es la gratitud, ella toca el corazón de Dios al instante.

 

Nuestra gratitud o acción de gracias, tiene su origen en la persona de Dios el Padre y en el Señor Jesucristo. Por lo tanto, la gracia o la gratitud consiste en un aprecio por lo favores y beneficios recibidos sin ni siquiera ser merecedores de tanto.

 

Debemos cuidarnos de la ingratitud. La soberbia siempre aniquila la gratitud, porque en su torcida percepción de la realidad, lamentablemente el ser humano  tiende a imaginar falsamente que nunca recibe lo que merece, pero una mente humilde y agradecida es como la tierra fértil en las plantas que pueden germinar y brotar fácilmente.

 

Debemos de mantener nuestro corazón ocupado con la gratitud como estilo de vida.  El ser agradecido, el practicar la gratitud como valor diario por los favores que hemos recibido, nos mantendrá muy ocupados para no reflexionar en las faltas o fallas de los que nos rodean o de aquellos de los cuales hemos recibido alguna ayuda.

 

Todos nosotros  poseemos  un gran potencial para “llegar a ser la persona para lo cual Dios la creó”. Poseemos un conjunto de asombrosas capacidades internas, además de múltiples virtudes las cuales en la mayoría de casos no son conocidas ni usadas y se requieren para así́ disfrutar una mejor calidad de vida.

 

Dios tuvo un deseo original para su creación llamada hombre. “Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos” Éxodo 19:5

 

“Más vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido”.  Pedro 2:9

“… yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.  Juan. 10:10

 

Por todo el deseo original de Dios para contigo, por lo que Jesucristo restauro para ti y tu familia en la cruz… Seamos y estemos eternamente agradecidos.

 

Artículo de Héroes de Verdad:

Fuente consultada para concepto de gratitude:

Cristianos ESK, en su artículo “GRATITUD TODA GRATITUD YADAH 2a. Parte”